¿Por qué es importante revisar la retina?

La retina es el tejido que tapiza el interior del globo ocular cuya función es captar la luz y las imágenes y enviarlas al cerebro. Su zona central se llama mácula y es la encargada de la visión fina de poder leer, reconocer la cara de la gente e incluso, de ver el móvil.

La mácula es una zona muy vulnerable y de hecho, las principales enfermedades que causan ceguera en Europa se producen por daño macular.

La diabetes, la hipertensión o el tabaco son factores de riesgo que pueden producir este daño en la zona macular.

Las enfermedades de la mácula suelen ser bilaterales con lo cual se suelen dar en los 2 ojos y el problema es que no dan ningún síntoma (son asintomáticas) hasta fases muy avanzadas.

Esto produce que el diagnóstico sea muy tardío. Sin embargo, la detección precoz facilita el tratamiento y además nos mejora el pronóstico en nuestros pacientes. El estudio del fondo de ojo tiene otras cualidades podemos valorar, por ejemplo el nervio óptico. El nervio óptico es una prolongación del cerebro con lo cual tenemos una ventana abierta al sistema nervioso central. Algunas enfermedades neurológicas pueden reflejarse en los nervios ópticos.

El glaucoma también es una enfermedad del nervio óptico que en este caso tiene como uno de los factores de riesgo un aumento de la presión intraocular (PIO). El estudio del nervio óptico también nos va a permitir sospechar la existencia o NO de un glaucoma. Además el estudio de la retina nos permite explorar los vasos, las arterias, las venas y los capilares.